Enero

viernes, 3 de enero de 2014

Contaminación Acústica.



La contaminación acústica, paradójicamente tiene un avance silencioso sobre nuestra salud,


Según la OMS, 70dB es el máximo recomendable, y 55db es el nivel confortable.


Esta contaminación acústica es perjudicial para la vida, afecta la salud auditiva, física y mental, ya que los ruidos nocivos afectan la salud fisiológica y psicológica de los seres vivos.


Estar en ambientes con ruidos elevados produce una elevación del umbral, volviendo al estado normal cuando el ruido cesa, se produce durante la primera hora de exposición al ruido y se denomina desplazamiento temporal del umbral auditivo.


Si este ruido es continuo este umbral va haciéndose más dificultoso de volver a lo normal hasta que el daño es irreversible, lo cual se denomina desplazamiento permanente del umbral de audición, es decir que no nos acostumbramos al ruido, sino que perdemos sensibilidad.

Un sonido repentino de más de 160 dB como una explosión puede producir el estallido del tímpano y lesiones irreversibles.


El ruido puede tornarse molesto y producir irritabilidad y falta de concentración, incluso el sueño es interrumpido por el ruido excesivo, causando trastornos de personalidad, otra vez la irritación y la falta de atención por nombrar algunos síntomas.



Los gobiernos y organizaciones de salud alertan sobre estos problemas, por lo cual se toman medidas más o menos efectivas, cualquier contribución que cada uno de nosotros podamos hacer para reducir el nivel de ruido que nosotros mismos producimos puede mejorar la calidad de vida de todos, ya sabe shhhhhhh….