Enero

jueves, 30 de enero de 2014

Las ciudades del mundo donde se respira aire de menor calidad.





Habitantes de muchas ciudades grandes han podido observar el tipo de aire que respiran; aire gris, pesado y contaminado llena nuestros pulmones diariamente. Las noticias que relataban y evidenciaban la contaminación de China este pasado invierno eran infinitas. Muchos lectores se sorprendieron de que más de 20 millones de habitantes pudieran vivir en esas condiciones, sin embargo, la realidad es que muchos más millones de personas respiran aire de peor calidad que el de Beijing.

Un estudio comparativo que analiza los niveles de contaminación en diferentes ciudades del mundo muestra que la ciudad con la peor contaminación es Nueva Delhi en India. La mayor parte de la contaminación de India proviene de autobuses que queman diésel el uso de gasolina como combustible y gas natural quemado en carritos informales. En India también existen plantas que funcionan con carbón, y la quema de llantas, heces de vacas y basura es una práctica común durante el invierno.

Mientras que el gobierno ha tratado de disminuir los niveles de contaminación al implementar medidas que regulen a los automóviles, la riqueza recién adquirida por el país se muestra en el rápido crecimiento del número de autos que ahora circulan por las calles. El hecho es que en la mayoría del mundo las medidas tomadas por los gobiernos para garantizar aire limpio no se compara con nuestros deseos por un consumo irresponsable.

Otros países con ciudades extremadamente contaminadas son Mongolia, Irán, India, Pakistán, Botsuana y México. El problema es que la contaminación de estas ciudades no solo afecta a sus habitantes, si no que viaja y contamina otras ciudades y países. Recientemente se encontró que un tercio del hollín de San Francisco proviene de Asia.

El hecho es que no sólo le corresponde al gobierno cambiar sus políticas para mejorar la calidad del aire que todos respiramos. Nos corresponde a nosotros cambiar nuestra forma de vida. Emplear más el transporte público, caminar más y contaminar menos.